29 sept. 2012

Mi vida en Brugurera - Capitulo 9 - Cómo conocí a Gemma Bitrian

                                 Un equívoco que nos hizo morir de risa.
Ya expliqué cómo conocí a Gemma Bitrian, antes de encontrarnos en Bruguera. Ella trabajaba en Instituto Inter, de enseñanza por correspondencia, y yo hacia los dibujos para sus cursos, folletos, anuncios, etc.
Cuando iba a entregar mi trabajo, me recibía Gemma que era, entonces, una cría de dieciséis años, y me acompañaba al despacho del director. No teníamos más contacto.
En aquella época yo era más tonto e ingenuo de lo normal, y no veía cosas que eran evidentes para los demás. Cuando Gemma me dejaba en el despacho del director, este miraba mi trabajo e, invariablemente, me decía: “Me gusta mucho más usted que el otro dibujante”, y yo me quedaba más contento que si hubiese comido una paella, y así hasta la nueva entrega y la misma frase.
Pasó casi un año sin que yo viera nada raro, hasta que un día fue distinto. Al salir de aquellas oficinas, y ya en la calle, el director vino corriendo tras de mí, pasó el brazo sobre mi hombro y, mientras me miraba con ojos desorbitados, me invitó a ir a la playa con sus amigos.
Hasta aquel momento no me di cuenta de que aquel  hombre era Gay. Le grité, más que le dije, un rotundo No, y se marchó sin volver a insinuar nada parecido mientras trabajé para ellos.
Yo no tengo ningún tipo de racismo, de color, religión o tendencia sexual, pero no quiero que intenten convertirme a nada de lo que yo no soy.
Poco después empecé a llevar el estudio de publicidad de Bruguera, y Gemma también comenzó su trabajo allí. Nos hicimos muy buenos amigos y, hasta más de un año después, no volvimos a hablar del Instituto, de su director ni de lo que ella creía.
Fue cuando empecé a salir con Conchita, la secretaria del departamento de publicidad, de la que ya he hablado en otros capítulos, y que no dudo volverá a reírse cuando lea esto. El dibujo que acompaña este texto se lo hice a ella en aquella época, pues me hizo de modelo en más de una ocasión. Como ya dije, era la chica más guapa de Bruguera.
Cuando Gemma se dio cuenta de la relación  que teníamos, y no disimulábamos, me dijo: Ostras, Edmond, todos estos años estaba convencida de que eras gay (entonces utilizábamos otra palabra para referirnos a este tipo de relaciones). “Yo siempre acompañaba a las parejas que tenía el director del Instituto a su despacho, como a ti, y pensaba que lo de los dibujos era una excusa”.
Lo que nos reímos aquel día, y después en el transcurso del tiempo, cada vez que lo recordábamos, fue desternillante.
El día que conocí a Gemma, abriéndome la puerta de aquel despacho, no imaginaba la amistad tan maravillosa que me regaló durante toda su vida.

10 comentarios:

  1. Como siempre, una historia llena de hermosura y de simpatía.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Creo que eres casi el único seguidor que tengo, y te lo agradezco.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Entretenido y chispeante relato coronado con un hermoso dibujo
    Fuerte abrazo Edmond.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, a mi siempre me ha gustado escribir con humor y espero seguir haciendolo.
    Un abrazo también.

    ResponderEliminar
  5. Hola Edmond. Buscant per internet he trobat el teu bloc. Soc Roger Bruguera Bitrian. Si. El fill petit de la millor persona que he conegut mai. La meva mare Gemma. Crec que no ens hem conegut mai pero jo et conec molt. La meva mare mha parlat molt de tu. Sempre tha definit com un grandisim amic i un grandisim profesional. Daquelles persones que molts hauriem daprendre. Estic molt orgullos que hagis publicat una historia de la meva mare i tho agraeixo molt. Mentren molt records al llegir tot aixo.
    Una abraçada molt forta

    Fins aviat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Hola Edmond. Buscant per internet he trobat el teu bloc. Soc Roger Bruguera Bitrian. Si. El fill petit de la millor persona que he conegut mai. La meva mare Gemma. Crec que no ens hem conegut mai pero jo et conec molt. La meva mare mha parlat molt de tu. Sempre tha definit com un grandisim amic i un grandisim profesional. Daquelles persones que molts hauriem daprendre. Estic molt orgullos que hagis publicat una historia de la meva mare i tho agraeixo molt. Mentren molt records al llegir tot aixo.
    Una abraçada molt forta

    Fins aviat

    ResponderEliminar
  8. Hola Roger: si que et conec, pero eres molt petit. Tot el que dic de la teva mare ho sento dins del cor. Era una gran persona, gran amiga i sempre va estar al costat d'els seus amics, com jo. May oblidaré les estones que varem passar junts a l'editorial, a Londres on varem anar-hi junts amb el teu pare, i tantes altres vegades que varem riure junts de tantes coses. Tots el colaboradors de l'editorial l'estimavem perqué ho mereixia i es una de les persones que trobo a faltar cada dia.
    La meva mare va morir fa un any i se el que es perdre la mare. No hi ha unaltre persona que pugui omplir aquest buit. Una abraçada molt gran.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Edmond. Pensava que no contestaries i per això he tardat molt en veure-ho. Em sap molt greu lo de la teva mare. Descansi en pau.
      El viatge a Londres que descrius el tinc gravat al meu cap. Recordo que m'explicava que veu anar amb la Merçe Blanco crec i us veu fer un fart de riure. M'ha parlat sempre molt d'aquest viatge a Londres.
      Com mes temps passa mes la trobo a faltar pero si reconec una cosa i es que tots ereu unes grans persones i grans professionals. Crec que molta gent hauria de saber qui ereu i que heu fet.
      Si necessites res et deixo el meu correu per mantenir el contacte: roger.bruguera@gmail.com

      Una abraçada immensa!

      Eliminar

Si quieres, puedes dejarme un comentario.