16 mar. 2013

Kid Karota - Otro proyecto que no llegó a realizarse



 KID KAROTA  (La saga de los Cohonwood y la flor oculta)

Esta historia, que rezuma lágrimas de principio a fin, empieza en el magnífico y legendario castillo de Cohonwood, donde, para alegría y ventura de sus padres, berrea un recién nacido: acaba de llegar a este mundo su heredero!
Como todos sus predecesores en la dinastía de la familia, desde que comenzó allá en tiempos del rey Arturo, la criatura ostenta la marca que les hace inconfundibles: una hermosa flor en aquella parte donde la espalda pierde su digno nombre. Es decir, y para no ir con florituras, una flor en el culo.
La comadrona, después de dar la consabida torta en el trasero al recién nacido, muestra éste a su padre sosteniéndolo por los pies, para que pueda ver la marca de la flor en tan ilustre marco. El hombre llora de alegría mientras asegura que jamás vio criatura más hermosa; pero no es esta la opinión de la comadrona, quien piensa, mientras sostiene al crio con cara de asco: “esto lo dice porque le ve por detrás, si le viera la cara… ¡Esto no es un niño, esto es una verruga con patas! “Si no fuera porque le he visto nacer, diría que a esta cosa no la han parido, la han cagado”.
Mientras, en el exterior, una sombra acecha en la oscuridad esperando su oportunidad para terminar con la alegría y la paz de aquel tranquilo y aristocrático lugar: Nino Cabroni, el mozo de la caballeriza, quien, aún no sabemos por qué, planea su terrible venganza…
Y así empezaba la historia que escribí y comencé a dibujar para Bruguera y que no llegó a publicarse pues poco después cerró sus puertas para siempre.
Aunque a mí me ha gustado más dibujar historias de fantasía, como Jan Europa, siempre lo he pasado bien con historias de humor y, estoy convencido, de que esta habría sido una de las que habría disfrutado haciéndola. Pero, por desgracia, con la desaparición de Bruguera, muchas historietas quedaron en el tintero sin llegar a los kioscos jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, puedes dejarme un comentario.