1 oct. 2013

Jan Europa - Página 9 del primer episodio. Un recuerdo para Antonio Bernal.

Esta semana murio Antonio Bernal a los 89 años de edad. Le conocí cuando yo tenía 16 y el tendría unos 30. Yo hacía trabajos de publicidad y un pintor amigo suyo me encargó el catalogo para una exposición. A través de él conocí a Bernal. El tenía entonces un estudio, si no recuerdo mal, en la calle Petrixol y allí me encontré con él por primera vez.  Yo aún no trabajaba para Bruguera y Antonio empezaba a dibujar ya las portadas del Capitán Trueno. Era una persona encantadora y fué muy amable conmigo, que era entonces un principiante. Cuando volvimos a vernos ya fué en la Editorial y mantuvimos una buena amistad durante todos estos años, a pesar de que ahora hacía ya mucho tiempo que tan solo teniamos contacto telefónico.
He contado muchas anecdotas sobre Vazquez. Era un genio como humorista, pero como persona, a pesar de la gracia que podían hacer sus estafas, era un canalla. Por suerte habia otro tipo de ilustradores como Escobar, Segura, Ibañez, Raf y una largisima lista más, que también eran grandes artistas y, además, grandes personas. Antonio Bernal era uno de ellos a quién siempre recordaré por sus estupendas portadas y su caracter bondadoso y gran amistad.
Cuando empecé a dibujar esta historia de Jan Europa le encontré en el vestibulo de la editorial y le expliqué el argumento. Como siempre enconté en él a un amigo que me animó a seguir con la historia. Me duele saber que no volveré a verle.

2 comentarios:

  1. Hola Edmond. No me conoces pero yo se de ti. Admiré muchísimo la obra de Antonio Bernal y hace unos años lo conocí e hicimos una gran amistad que ha perdurado hasta su muerte. Me habló mas de una vez de su amigo Edmond, siempre con afecto y cariño. Recuerdo que cuando hacía mención de los años que le podían quedar a menudo me hablaba de la edad de tus padres y de tu dedicación hacia ellos. Se ha ido alguien a quién aprecié enormemente y que deja un vacío enorme.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por decirme esto Vicente. Los problemas familiares fueron un freno para poder visitar a Antonio como hubiera deseado. Le apreciaba muchisimo pues ya sabes lo buana persona que era.
    Cuando le conocí yo era un jovencito princpiante y, con los años, ya tuvimos un trato de colegas. No sabes cuanto siento que nos haya dejado sin poder darle un ultimo abrazo como hubiese deseado. Yo también le aprecié muchisimo. Cuenta conmigo.

    ResponderEliminar

Si quieres, puedes dejarme un comentario.