18 sept. 2012

Galeria de dibujantes- Capitulo 2 La revista Aventurero

MI RELACIÓN CON LA HISTORIETA

Como ya dije, profesionalmente, mi relación con la historieta empezó en Editorial Bruguera, aunque en realidad comenzó algunos años atrás, cuando solo era un niño. Naturalmente fue como lector. Yo no tuve una niñez de internado, como Carlos Giménez en Paracuellos, pero tampoco fue muy boyante. Como que no quiero convertir esta narración en un serial lacrimógeno, tan solo diré que no supe lo que era comer patatas hasta los cinco años y que, hasta entonces, viví con mis padres en una casa bombardeada durante la guerra, sin agua corriente ni luz eléctrica. Por esto tampoco era muy corriente que me compraran tebeos. A los siete años la situación no era tan mala, pero para conseguir leer más de lo que podía comprar tenia que recurrir al ingenio. Entonces vivíamos en la calle Viladomat, y en la esquina con Sepúlveda había un quisco cuyo dueño nos dejaba leer, a mis amigos y a mí, un par de tebeos a cambio de ir a repartir algunos periódicos y revistas por el barrio. Éramos tres y, si el hombre no se daba cuenta, nos intercambiábamos los tebeos escogidos por cada uno de nosotros y en vez de dos, leíamos seis. Así pude leer colecciones enteras de series como: “Suchai”, “Amok”, “El guerrero del antifaz”, “Juan Centella”, “Jorge y Fernando”, “Hazañas Bélicas”, y, naturalmente el”TBO” y “Pulgarcito”. Por aquella época, y en una parada de revistas usadas, encontré un pequeño tesoro: la revista “Aventurero”. En ella aparecían historietas americanas: “Flash Gordon” y “Rip Kirby” de Alex Raymond, “El Chiquito Abner”, etc. y enseguida me di cuenta de la diferencia de calidad entre unas y otras, comparándolas, por ejemplo, con “Roberto Alcázar y Pedrin”.
Aquellos dibujos me dejaron tan maravillado e impresionado que mi visión del dibujo y la historieta cambió radicalmente a partir de entonces.
Flash Gordon, Rip Kirby, Tarzan, Ben Bolt, Johny Hazard, Steve Canyon, Terry y los piratas, El Principe Valiente, etc. fueron para mi “la capilla Sixtina” de la historieta.
Todos los dibujantes de aquella época fuimos seguidores de algunos de estos artistas.
Algunos seguimos más la linea de Alex Raymond o John Cullen Murphy, y otros estuvieron influidos más por Milton Caniff o Frank Robins. Pero todos ellos fueron la fuente de que bebí ávidamente en mis primeros años.
Por esto quiero hacer aquí un homenaje a todos ellos. Sin sus magníficos dibujos la mayoría de ilustradores, posteriores a ellos como yo, no existiríamos. Los disfruté como aficionado y, más tarde, fueron mi fuente de inspiración como profesional.
 Rip Kirby, de Alex Raymond
 Ben Bolt, de John Cullen Murphy
Luis Ciclon, de Milton Caniff

2 comentarios:

  1. Los grandes maestros norteamericanos fueron (y lo siguen siendo) para muchos de nosotros referencias inexcusables del mundo del cómic. A mí me parecen sencillamente geniales y siempre vuelvo a ellos una y otra vez.

    ResponderEliminar
  2. Para mi, en aquella época, fueron algo maravilloso. Hoy en dia han aparecido genios que tal vez los superan, pero entonces estaban a un nivel muy superior a los demas.

    ResponderEliminar

Si quieres, puedes dejarme un comentario.