2 feb. 2013

Mi vida en Bruguera 19 - Otra metedura de pata.



Cuando llevábamos un tiempo trabajando para la revista Tina, los editores vinieron a Barcelona para conocer a todos los dibujantes que trabajábamos para ellos a través de Creaciones Editoriales. La primera editora que vino, anteriormente, solo nos conoció a Paco, Purita y a mí. Un año después dejó aquel puesto y entonces empezó un nuevo editor, Ernst Winkler, una extraordinaria persona también, con quién sigo manteniendo una buena amistad. Con el vino su esposa, su ayudante con su marido, y a este le pusimos el “mote” de “el Gamba”, pues siempre comía este plato y se ponía colorado como si fuese de la misma familia.
Vinieron, también, los dibujantes que no eran de Barcelona, como Jesús Redondo y su mujer, a los que conocí en aquella ocasión.
El primer día fuimos a comer a “Can Cortés”, un restaurante en pleno bosque en la ladera del Tibidabo, y fue allí donde conocí a Jesús y Ana, su mujer con quién simpatizamos enseguida.
Hacía poco tiempo que, la que había sido mi novia durante años, me había dejado para casarse con otro: era de Burgos y, en aquellos momentos, las gentes de aquella provincia me parecían unos malvados (he de aclarar que he tenido muchos amigos de Burgos a quién quiero y aprecio. Aquello fue algo momentáneo y ya veréis porqué lo explico ahora)
Aparte de los nacidos en Burgos, teníamos aún muy presente el recuerdo de la dictadura, y yo no podía ver ni en pintura a la gente de derechas de entonces, ni a los militares que habían ganado la Guerra Incivil. Naturalmente toda mi familia y yo pertenecíamos al bando de los perdedores.
Nos sentamos en unas mesas frente a unas impresionantes vistas del bosque y el “Vallés”, con la montaña de Montserrat al fondo: un lugar precioso y espectacular.
Sentados a mi lado estaban Jesús Redondo y Ana, con quien, como he dicho, simpatizamos desde el primer momento.
Cuando ya íbamos por postre, y habíamos hablado sin parar de nuestro trabajo, sus hijas y toda la vida en general, a mí se me fue la lengua y dejé ir la perorata de todas mis fobias y antipatías.
 A los militares, les dije, solo lea haría andar unos metros Mediterráneo adentro, el tiempo suficiente para que se ahogaran y no quedara ni uno. En cuanto a la gente de Burgos les condenaría a cocer en las calderas del Infierno…, y en este preciso instante de mi tremebunda explicación, una lucecita se encendió en mi cerebro, como una alarma, y me dije: “Ondia, les acabas de conocer, déjame que aclare algo…”y les pregunté inocentemente: “vosotros no tendréis alguna relación con Burgos, ni algún conocido militar, ¿verdad?”
Y entonces Ana, la mujer de Redondo, me contesto con una sonrisa que jamás olvidaré: “¡Yo soy de Burgos y mi padre es coronel…!”
Me quedé más helado que el crocante que estábamos comiendo, rojo de vergüenza y buscando una salida de emergencia por donde escapar, antes de que acabaran conmigo.
Pero la verdad es que no se tomaron mal nada de lo que, desgraciadamente dije: les hizo gracia y fue el principio de una larga y sincera amistad. Después de esto, siempre que volvimos a reunirnos, recordábamos lo sucedido mientras se lo contábamos a alguien, como hago yo ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, puedes dejarme un comentario.