24 nov. 2012

Adan y Ella - Otro de los proyectos que no llegaron a realizarse.

                                                           ADAN Y ELLA

Esta serie tampoco llegó a publicarse. La hice para una revista que estaba en proyecto en Ediciones B, y que no llegó a realizarse nunca. Como que me gustaba hacerla, a pesar de esto, llegué a dibujar seis páginas a color como las que tenéis en pantalla.
Como podéis ver Ella es más guapa que Adán: siempre he pensado que si le quitaron una costilla para crear a Ella, esto tenía que afectarle seriamente, quedar traumatizado y disminuido. Cuando me miro en el espejo y pienso que tengo una costilla menos que Ellas me doy cuenta de nuestra inferioridad. Aunque parezca poca cosa, una costilla tiene un precio, aunque solo sea de ternera. Y aún tuvimos suerte, ¡peor hubiera sido que nos quitaran una pierna o un brazo!
Creo que la Historia Sagrada explica la creación del mundo de un modo que hoy en día ya no es creíble. Por suerte la ciencia está avanzando de un modo que lo de los siete días y la costilla de Adán forma parte de un pasado increíble. Como dice Adán en el primer episodio, “una historia que solo empezar te cuesta una costilla es mejor no continuarla”.
Como veréis hice un Adán poco agraciado y en cambio Ella es una moza hermosa y apetecible. No penséis que lo hice así por puro machismo: creo firmemente que, en casi todos los aspectos, la mujer supera al hombre: son más guapas y, ahora que hay más igualdad de oportunidades, están demostrando ser más inteligentes y fuertes que los hombres. ¿Os habéis fijado que hay más viudas que viudos? “Ellas” resisten más todos los problemas de la vida.
Durante años la mujer estuvo infravalorada y siempre supeditada a la superior jerarquía del hombre. Por suerte esto ha cambiado: en las universidades sacan mejores notas “ellas” que nosotros, y si tomas el metro es más fácil ver a una chica leyendo un libro que no a un hombre. Bien, esto pasaba hasta que llegaron los mensajes en el móvil, que creo van a terminar con la actual civilización, pues ahora ya lo normal es ver a todo el mundo, con el móvil en la mano, mandando mensajes a diestro y siniestro. Tal vez esté llegando el momento de la igualdad total, pero en la tontería, desgraciadamente. Espero que esto no suceda y que “Ellas” se den cuenta de que están mejor leyendo un libro que pasando horas con el móvil en la mano.
Por todo esto dibujé a “Ella” muy guapa y Adán un desgraciado como la mayoría de nosotros. Tal vez me inspiré en la vida misma: ¡las parejas que he tenido han sido siempre mucho más guapas que yo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, puedes dejarme un comentario.