23 nov. 2012

La vida critica... 4 - Una dedicada a los dentistas que se publicó en El TBO.

Esta semana tuve que acudir a la consulta de uno de ellos y, desgraciadamente, no tengo un Gran Danés para acompañarme. No se si a vosotros os sucede lo mismo, pero el dentista aprovecha cuando estás tumbado en el sillón de su consulta, con la boca abierta y él con un instrumento de tortura en la mano, para decirte entonces lo que va a costarte el arreglo.
Sales de allí, sin poder hablar, con la boca llena de gasas, y pensando en el Mercedes que va a comprarse aquel hombre a tu costa.
El lunes he de volver a verle e intentaré que alguien me deje uno de esos perros para que me acompañe. ¿Tiene alguno de vosotros uno para prestarme? Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si quieres, puedes dejarme un comentario.